La Casa del Vino la nueva oferta de Bávaro

Publicado en: En Sociedad (21 de Marzo 2020)

 

Cuando en Bávaro se encuentra la honestidad gastro

11

Es lo que hay en el restaurante La Casa del Vino, el nuevo spot de la (también nueva) Plaza Paseo del Mar. Porque, tras algo más de 2 meses de su apertura, ha supuesto una bocanada de aire fresco al panorama gastronómico de Bávaro y Punta Cana. No tanto por su oferta como por la voluntad de Angel Girona y Javier Jurado (los dos propietarios) de hacer las cosas bien, aspecto que lamentablemente no abunda mucho en la zona.

12Lejos de ser un restaurante más, el esfuerzo se palpa en el ambiente. El primer acierto es el espacio. Su amplia y agradable terraza, la decoración orgánica o las luces focalizadas que (de alguna manera) delimitan el espacio y crean la atmósfera lo suficientemente íntima que necesita un restaurante. Además, un mostrador repleto de hielo con las mejores capturas del día, las cestas de vegetales o la bodega vista lanzan al cliente mensajes de franqueza, de confianza, de estar en un lugar donde no te van a engañar.

Transparencia, honestidad que transmite el entorno y Angel Girona (el chef), cuando atiende personalmente las mesas, recomendando y orientando a los clientes como esos restauradores de clásica escuela. Excelentes intenciones como en esa mini-tabla de queso y embutido ibérico que ofrecen de cortesía y como bienvenida. Una forma especial de recibir al cliente, generosa y sincera.

En cuanto a su oferta gastronómica, estamos ante una cocina de tintes españoles, ecléctica y variopinta. A salmorejos y gazpachos se unen el pulpo a la gallega, el lacón con cachelos, la asturiana  fabada o un apartado dedicado a los arroces y paellas. Platos hispanos que se salpican con otros de talante más universal como el steak tartar, el ceviche, los gnocchi, el risotto de trufa con boletus o la vichyssoise (tan difícil de encontrar en las cartas modernas).

13Deliciosos son los Fritos de Mero (quizás se agradecería un pequeño adobo como el cazón andaluz), muy rico el Cachopo (una milanesa que saltó a la fama en el restaurante Pelayo de Oviedo), sabrosa la Morcilla de Burgos y mejorables las Croquetas de Cocido (a las que se deberían inyectar una dosis de cremosidad).

La nota más sorprendente quizás son esos mojos canarios, tan en auge en el panorama internacional y tan difíciles de encontrar en estas latitudes. El verde acompaña un Pulpo a la Parrilla y el rojo a las clásicas Papas Arrugás (que deberían servirse a parte).

En definitiva, pasión por el producto, buena cocina, raciones abundantes, servicio muy atento y precios comedidos. Una fórmula de éxito.

 

La Casa del Vino @lacasdelvinopuntacana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s