Tiempos de Turrón

Publicado en: RevistaES del Periódico Hoy (13 diciembre 2013)

turron2Infinidad de veces les he comentado mi delirante pasión por los mercados, establecimientos de víveres y cualquier lugar donde pueda adquirir viandas. Llámenme raro, pero entre mis extrañas aficiones se encuentra la de aventurarme por sus pasillos en busca de algún producto novedoso con el que llenar mi cesta y aumentar la cuenta.

Con la llegada de la navidad los supermercados se llenan de un brillo especial. No el de las luceditas centelleantes o bolas de mil colores que adornan –con más o menos gracia- cualquier establecimiento de medio pelo, sino con las relucientes cajas de turrón, mazapanes y polvorones que embelesan a los mas golosos.

turron 1No se si el emboltorio tendrá algún efecto himnotico sobre los humanos, pero nada sabe mas a navidad que una buena tableta de turrón de Jijona; y es que la relación del turrón con la navidad es tan antigua como legendaria.

Ligado íntimamente a la tradición de los dulces árabes del norte de África, hay quien afirma que el orígen del turrón se remonta a la grecia clásica. Parece ser que en los sagrados juegos de Olimpia los atletas tomaban una mezcla de frutos secos y miel con el fin de atiborrarse de energía. Seguramente con este fin reconstituyente -o con otros más tentativos- existiera algo parecido anteriormente, pero lo que es cierto es que el turrón con su nombre y elaboración estaba ya asentado en la España del siglo XV y desde siempre ligado a la navidad.

turron 3Dejaré la crónica de esta exquisitez para otro día porque quiero contarles una historia de amor; una fábula que deja bien clara la razón de que la legendaria villa de Jijona esté plagada de almendros, de cuya fruta se hace el turrón. Dice la leyenda como un rey de Alicante se enamoró de una encantadora princesa escandinava; cuando la dama se trasladó al templado levante español entristeció mucho pues extrañaba los blancos paisajes de su nevada tierra natal. El rey hizo plantar almendros por todas partes, de manera que en primavera -al florecer- tintaron todo el paisaje de blanco.

Hoy les propongo que llenen de amor –y turrón- su mesa navideña. Que se pongan el delantal y sorprendan a sus invitados con esta mousse de Jijona; una receta ligera y sencilla que encierra todo el ancestral sabor de tan dulce manjar.

Si te ha gustado este post twittéalo, aunque prefiero que me dejes tu comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s