¿Qué debería desaparecer del gastro-universo?

Publicado en: RevistaES del Periódico Hoy (27 de Febrero 2015)

 

Si hace unos días, sacando mi lado más medium, vaticinaba lo que nos iba a deparar el panorama gastronómico del 2015; hoy me permitirán que haga todo lo contrario.

Imaginando que -por una de esas bendiciones divinas- se me concediera el don de cambiar varias cositas del gastro-universo ¿Qué debería desaparecer? ¿Qué habríamos de encerrar en el fondo del olvido? ¿Qué tendríamos que desterrar de nuestros restaurantes?

Prepárense, el pozo de los deseos está abierto y estos son algunos de mis anhelos:

 

2La era del deshielo ¿Por qué tantos restaurantes con pretensiones continúan sirviendo papas congeladas? Un enigma tan complicado como el de los Moais de la isla de Pascua. Si es difícil comprender como el esmero no ha llegado al mundo de las guarniciones, más complicado se hace en el caso de unas simples papas fritas. Créanme, pelen papas, fríanlas en un buen aceite y releguen la ultracongelación a los McDonals.

 

3La vida no es tan dulce ¡Ni la cocina tampoco! No es que quiera que desaparezcan los agridulces, pero –como la templanza es una gran virtud- se modere su uso. Desde la reducción de balsámico que dibuja (y desdibuja) todas las decoraciones, hasta ese tinte dulzón con el que se enmascara cualquier plato mediocre; parece ser que la fiebre golosa se ha adueñado de las cartas, y de la imaginación de los chefs.

 

 

 

4La revelión de los clones. No me estoy refiriendo a Star Wars, ni a la obeja Dolly, sino a esos restaurantes fashion, de escandalosas inversiones, que priman decoración sobre cocina. Como los cuartos se los llevan los brillantes azulejos optan por clonar el menú del local de “moda”. Propuestas anodinas, sin personalidad y con pocas posibilidades de fidelizar clientes.

 

 

 

 

5Gastromonía de impacto. Más de ver que de probar; son los cupcakes (re-convertidos en cronuts y otros engendros) o el fondant. Muy bonitos pero con poca sustancia, elevan el ego de neófitos y atrofian su paladar a base de químicos y sucedáneos ¿Llegarán algún día las dulcerías a invertir tanto esfuerzo en el sabor como en la estética? Desengáñense, la belleza está en el interior.

 

Les dejo ya, aunque me quedé sin hablar de la fiebre floral que invade todos loa platos, ni de ese amigo -que todos tenemos- que sabe hacer sushi pero no sancocho.

Y ustedes ¿Qué mandarían al gastro-zafacón? Mientras lo piensan ahí va esta nutritiva receta.

 

Si te ha gustado la entrada twittéala, aunque prefiero que dejes tu comentario.

14 pensamientos en “¿Qué debería desaparecer del gastro-universo?

  1. Estoy de acuerdo con casi todo. De hecho, a pesar del nombre del blog, hace fácil un año que no hago un cupcake y el fondant lo reservo para modelar figuras para cumpleaños infantiles (de gente cercana) y NUNCA- NUNCA forro entera una tarta con ello. Lo que sí te digo es que fue esa gastronomía de impacto la que me atrajo en un principio y, aunque ese tiempo quedó atrás, sí me introdujo en el mundo de la cocina y de la repostería. Ahora puedo hacer mousses, coberturas de espejo y mil cosas que antes no sabía ni que existían y todo fue porque un día se me ocurrió empezar a hacer cupcakes.
    Un saludo Kiko!

    Me gusta

    • Dra, no me hagas mucho caso…… tan solo era un delirio de los que me dan a veces. No tengo ninguna cruzada en contra del fondant y de los cupcakes, ni mucho menos. Simplemente era un apunte de las numerosas ocasiones que en cocina se prima la estética (y a veces el concepto) sobre el sabor.
      Me alegra mucho que hallas descubierto el fantástico mundo de la gastronomía.

      Gracias por tu aportación.
      Un abrazo grande

      Me gusta

      • Por supuesto, si yo estoy de acuerdo contigo. Digo que, en mi caso, fue un gancho para entrar en un mundo que me parece fascinante. No reniego de ello, aunque hace siglos que no hago una crema de mantequilla y no soporto el sabor del fondant, porque gracias a esa estética colorista descubrí muchas otras cosas.
        Yo también creo que cuanto antes desaparezcan ciertas cosas, como la reducción de módena y el fondant, mejor que mejor!
        Un beso Kiko!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s