El Gofio: de Canarias al Mundo

Publicado en: RevistaES del Periódico Hoy (15 septiembre 2013)

Guanche 1En los numerosos años que el destino me llevó a disfrutar de la isla de Gran Canaria me enamoré de su templado clima primaveral, del desierto de Maspalomas -que abraza sinuoso la orilla del mar- y de un producto tan noble como simple, tan antiguo como actual: el gofio.

Mucho se ha especulado sobre su origen; al parecer anda íntimamente conectado con una harina de cereales tostados muy común en la dieta de los bereberes africanos. Lo que es cierto es que formó parte fundamental de la alimentación de los guanches (aborígenes canarios) de los que además de la técnica hemos heredado el nombre.

El gofio prehispánico era confeccionado con cebada, trigo, lentejas o incluso rizomas de helecho, y desde entonces ha estado presente en las islas Canarias, pasando a ser su ingrediente más emblemático. Por aquellas tierras lo consumen amasado (pella) con el sancocho, majado con guineos o simplemente con leche convirtiéndose en un desayuno tan completo como sabroso.

Guanche 2La situación geográfica de este pequeño archipiélago (último puerto antes de atravesar el atlántico) fue decisiva en la propagación del gofio en toda latinoamérica. En la actualidad -bajo diferentes nomenclaturas- se consume en Argentina, Chile, Nicaragua, Uruguay y Venezuela. No es de extrañar, porque en el gofio todo son virtudes.  Su gran aporte calórico lo hicieron indispensable en épocas de penuria; su larga y fácil conservación (al resguardo de la humedad) lo convirtió en ingrediente obligatorio de los barcos de emigrantes clandestinos que salían de Canarias, y su versatilidad y fácil digestión -por el tostado de la harina- lo hacen apto para un sinfín de preparados culinarios.

En la actualidad el más consumido es el de maíz, así en el gofio se da ese curioso viaje de ida y vuelta -preparado europeo con producto americano- que tantas veces ocurre en la caprichosa historia de la gastronomía.

En este trayecto de doble vía me he inspirado para la receta que les traigo hoy. Vamos a realizar unas cookies –el más gringo de todos los dulces- con esta legendaria harina tostada. Una fusión de tradiciones culinarias perfecta para los más golosos de la casa.

Si te ha gustado este post twittéalo, aunque prefiero que me dejes tu comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s