La onda del Microondas

Publicado en: RevistaES del Periódico Hoy (26 octubre 2013)

claudia 3¿Por qué no quema? Me preguntó. El tono de voz firme y su mirada inquieta decía que quería saber la verdad. Y es que ella es así, capaz de pasar del puro juego a la realidad más inquietante.

Con tan solo 7 años, Claudia –mi estimada ahijada- compartía conmigo la pasión por transformar. Nuestro nexo en común era la cocina donde por arte de magia convertíamos una amorfa masa de harina y huevos en frangantes cupcakes, un plato de frutas en una misteriosa isla o un simple hot dog en divertidísimos gusanos de mil patas.

Estábamos en una de esas tardes culinarias -en que nuestra imaginación no conocía límites- cuando al sacar la humeante compota del microondas me sorprendió con la pregunta. Deslizando su delicada manita al interior de la caja del aparato, descubrió que estaba fría.

Cargado de valor me atreví a decirle que ese aparato funciona de una manera diferente que el resto que utilizábamos para cocinar; que dentro no había fuego, ni nada que quemase. Que por el contrario soltaba unas ondas tan pequeñitas que ni se ven, parecidas a las que produce una piedra cuando la tiramos en un lago.

claudia 2Me miraba interesada, inequívoca señal de que mi explicación iba bien. Continué contándole que esas ondas hacían que se mueva el agua que contienen todos los alimentos. Acá su gesto se llenó de desconcierto así que rápidamente abrí un limón y lo exprimí diciendo: Ves, esto es agua.

Mi pronta reacción fue más que convincente así que continué explicándole que el agua está formada por minúsculas partículas que por el efecto de las ondas hacen que choquen unas con otras. Esa fricción hace que se calienten. En ese momento agarre sus manos entre las mías y las comencé a frotar.

Al final de mi retahíla me miró asintiendo, hizo un par de preguntas sobre el contenido acuoso de sus imaginarios alimentos y sonrío.

Hoy les dejo la compota que levantó la curiosidad de Claudia. La que activó la sorprendente inquietud de esta niñita, de mi adorada Claudia.

Si te ha gustado este post twittéalo, aunque prefiero que me dejes tu comentario

10 pensamientos en “La onda del Microondas

  1. Me encanta. Uno de los mayores placeres es cocinar con niños. En casa sólo he conseguido despertar el interés por la cocina con el pequeño. El mayor de momento no quiere pero no pierdo la esperanza
    Desvelarme y entrar a leerte…

    Un saludo

    Me gusta

    • Esos locos bajitos son increíbles. Lo del microondas fue como un cuento. Sabes que ocurre muchas veces, que yo le empiezo la historia y ella la termina. Esos momentos de locura imaginativa son realmente fantásticos. Un abrazo desde Punta Cana.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s